Diferentes tipos de instalaciones solares fotovoltaicas

Gracias a las instalaciones solares fotovoltaicas podemos aprovechar la energía generada por la radiación del sol para convertirla en energía eléctrica.

  • Instalación solar fotovoltaica conectada a la red eléctrica o de autoconsumo directo: Se instala en viviendas o edificios donde existe suministro de la compañía eléctrica, con el objetivo de reducir el consumo de energía de la red y ahorrar en la factura de electricidad asegurando además, una energía 100% limpia. Esto se consigue gracias a la producción de electricidad que aportan las placas solares. Estas instalaciones están formadas normalmente por paneles solares, por un inversor de conexión a red y un contador.
  • Instalación solar fotovoltaica aislada o desconectada de la red eléctrica: Permite el suministro energético en las viviendas o edificios en los que no hay acceso a la red eléctrica, no existe un contrato con la compañía de electricidad, o que por voluntad propia se desea la desconexión de la red. Estas instalaciones están compuestas normalmente por paneles solares, un regulador de carga, un inversor y baterías para almacenar la energía y de esta forma poder utilizarla durante la noche.
Sin conexión a Internet